Autor Tema: Franklin Hernández no sigas estafando con el Olokun de Osha  (Leído 3167 veces)

Rubén Cuevas

  • Visitante
Franklin Hernández no sigas estafando con el Olokun de Osha
« en: Marzo 14, 2009, 04:19:39 pm »
Saludos foristas.....

Recientemente a mi cuñada le bajé el ángel de la guarda y resultó hija de Yemayá; por los signos que trajo durante la determinación del Orisha Tutelar y por la propia naturaleza de su alagbatorí, se le recomendó recibir el Olokun de Osha, pero como en mi casa no estamos pendientes de robarle los ahijados a ninguna persona. se le sugirió que lo recibiera de manos de su madrina; pero resulta que la madrina no pudo entregárselo, pues lo tiene prohibido segun ella por el signo del lavatorio del Orisha; lo cierto es que le dijo a mi cuñada, que su hijo, el cual es sacerdote de Osha podría entregarlo. Mi cuñada hizo el esfuerzo monetario y lo recibió; pero la mentira y las cosas mal hechas siempre salen a flote y más rápido si se trata de Orishas de agua. En una ceremonia en la casa de mi hermano, mi esposa que es un radar para ese tipo de cosas, le mandó a destapar el Olokún que había recibido, al hacerlo nos dimos cuentas que los atributos estaban incompletos, amén de que no tenía el secreto característico de Olokun y la guinda de la torta fue un peine azul de gran tamaño que flotaba imponente en las aguas del Orisha.

Yo quisiera que este irresponsable llamado Franklin Hernández, me explicara como fue que entregó ese Olokun y porqué lo dio incompleto, pues hasta el signo del lavatorio del Olokun de mi cuñada lo denunció (Ojuani, signo de las cosas incompletas). No conozco personalmente a ese irresponsable, pero se que practica el espiritísmo al igual que su madre, hija de Shangó, la cual conocí en casa de mi hermano y que no mencionaré su nombre por respeto, pues existe la posibilidad de que la madre no sepa las porquerías que hace su hijo en la religión yoruba. Seguro este imbécil colocó ese peine en Olokun para asegurarse esa cabeza con el yoko Osha, pues te salió el tiro por la culata Franklin, pues ni mi cuñada, ni mi sobrina, volverán a la casa tuya o de tu mama, porque con la fe de la gente no se juega.

Rubén Cuevas
Olúo Ojuani ni Shiddí.