Foro omibabalu.com 1ª Comunidad Yoruba online

OSHA (SANTERÍA) => Panteón Yoruba => Mensaje iniciado por: Rubén Cuevas en Septiembre 17, 2008, 03:56:58 pm

Título: Abita
Publicado por: Rubén Cuevas en Septiembre 17, 2008, 03:56:58 pm
Saludos foristas....

El boletín n° 18 de la página Orunmila.org, trae una interesante información sobre este Orisha que vale la pena exponerla.

Cito.

Abita

Abita -El hijo de Alosi- auténtico Orisha del sacerdote Ogba Ogú. Siempre se hace acompañar por Tenta Orun. Expresa la existencia de la divinidad malévola, el vasto poder y los conocimientos de los secretos de la naturaleza para salvar de la maldad y para aniquilar con ella de una forma fulminante. Existe acompañada de Ogueday, Iyabafún y Osawani.


Patakín de Abita

EL CAMINO DEL HIJO DE ABITA

En la tierra Sodeni Laye vivía un hombre que era Awó Orunmila y se llamaba Ododo Awó, este era un hombre que siempre estaba lleno de ilusiones y trataba de ayudar a sus semejantes, él era Oní Shangó, pero él sólo recibía palos de sus semejante y siempre estaba librando, pues su tierra era tierra de Sheku, pues antes que él había existido en esa tierra otro obá el cual era Iya Lashe (la mandrágora), el cual había tenido un gigantesco poder y conocimiento de los secretos de la naturaleza y además era obá ogú, pero él se portó mal con Obatalá y este lo transformó en ewé y lo maldijo a que cada vez que lo sacaran de la tierra, gritaría de dolor, para dar a conocer que era un ser viviente y que tenía espíritu. Esta maldición lo perseguía, pues todos creían que él era igual al anterior y desconfiaba de él, pagándole bien con mal.

Un día, cuando estaba cubierto de lágrimas, ya que estaba desnudo y no tenía ni para comer, solo tenía omí tuto y orí y con eso en la boca llamó a Olofin a la orilla del río y cada una de sus lágrimas se convirtieron en espinas que cubrieron su cuerpo y se escondió a la orilla del río, así pudo sobrevivir mejor, pues ya sus enemigos, no se atrevían con él tan fácilmente, pues cuando lo iban a coger se hincaban con sus espinas, pero también aquellos que querían acariciarlo para aliviar sus sufrimientos recibían las hincadas de sus espinas y eso aumentaba su soledad y sufrimiento y cuanto más lágrimas vertía, más espinas le salían.

En eso Shangó había llegado a esa tierra a ver a su omó y al verlo así, lleno de espinas y sufrimiento, dio un grito y dando una vuelta de carnero, se transformó en Abita, el hijo de Alosin, donde le dijo a Ojuani Meyi Ododo Awó: Yo soy Abita, que es lo mismo que decir Shangó, que Orunmila y además soy tu babá tobí y te voy a dar todo el poder que tú necesitas para vencer a tus enemigos y se alivie algo de tu vida. Entonces cogió de la mano a Ododo Awó y lo llevó al pie de un árbol muy extraño que crecía en aquella tierra y al cual los hombres le tenían temor y respeto, allí cogió y lo arrodilló, entonces Ododo Awó le rezó:

"Abita Moyeni Kowade Ifá Awade, Abita Omó Alosin Awade Ifá."

Entonces Abita sacó la mata y salió un grito horrible de las entrañas de la tierra que decía:

"Abita Ewé Omó Awó."

Entonces Ododo Awó cogió las tres eyelé dundún y se las dio a Abita mientras le cantaba este súyere:

"Abita Layire Layire,"
"Eyelé Layire Layire."

Entonces Abita lo cubrió con su poder y para que siempre estuviera en comunicación con él, le dio un anillo de oro con una gran piedra negra y le dijo: Cada vez que me necesites, ve con este anillo al pie de esta mata, que es la mandrágora, arrancas la mata y frotas el anillo y das el grito que tú sabes y yo siempre vendré a defenderte.

Desde entonces Ododo Awó Ojuani Meyi contó con la protección de Abita para luchar contra sus enemigos.

Fin de la cita:

Suerte.