Autor Tema: Breve reseña del Espiritismo en Cuba  (Leído 678 veces)

Desconectado Obba ti Alá

  • Iworos
  • Nuevo forista
  • *
  • Mensajes: 3
  • Sexo: Femenino
  • http://www.afrosanteria.com
Breve reseña del Espiritismo en Cuba
« en: Diciembre 16, 2015, 04:22:16 pm »

Buenos días a la comunidad  yoruba de OMIBABALU.COM:
Aprovecho la oportunidad para presentarme ante la comunidad y agradecer, una vez más, por permitirme formar parte de ella. Tengo coronado Obbatala.
 Hoy quiero compartir con ustedes un poco de nuestra historia.


La primeras referencias que tenemos sobre el espiritismo en Cuba se remontan a 1857 cuando comienzan a aparecer los primeros núcleos en las ciudades de La Habana, Sagua La Grande, Colón, Matanzas, Sancti Spiritus, Manzanillo, Caibarien y Santiago de Cuba, aunque fue a partir del 1870 en que se comenzaron a publicar una gran cantidad de periódicos espiritistas, como Luz de Ultratumba (1874), La Ilustración (1878), Luz de los Espacios (1881), La Antorcha de los Espíritus (1882), El Buen Deseo (1884), La Luz del Evangelio (1885), La Buena Nueva (1886), La Alborada (1888), La Nueva
Alianza de Cienfuegos (1888). El Primer Congreso Internacional Espiritista, realizado en Barcelona en 1888, marcó un hito importante en el desarrollo del espiritismo donde cinco instituciones cubanas se hicieron representar. Estas organizaciones fueron: Centro La Reencarnación de La Habana, Centro El Salvador de Sagua La Grande, Sociedad Espiritista de Matanzas, Centro Lazo Unión de Cienfuegos, Centro San Pablo de Quemado de Guines.
Fue el 22 de julio de 1890 cuando se fundó la primera organización espiritista cubana de carácter nacional, la cual se llamó Sociedad Espiritista de la Isla de Cuba, y reunía a veintitrés instituciones del país, lo que resulta muy significativo considerando que no pudieron participar muchas instituciones de Matanzas y Oriente. El objetivo de la Sociedad quedó claramente establecido en el artículo primero de su reglamento: “La Sociedad Espiritista tiene como objetivo la unión de todos los centros espiritistas de Cuba, para extender la divulgación del espiritismo por medio de la palabra, escrita o hablada, y la práctica de toda la virtud pública y privada.”
Ya en el siglo XX se destaca la publicación del libro La filosofía penal de los espiritistas del célebre escritor, antropólogo y criminalista Fernando Ortiz (1881-1969). Se destacan también los trabajos del periodista y Francisco M. González Quijano (1862-1926), fundador del diario La Voz del Pueblo y participante en la creación de la Sociedad Espiritista Cubana.
En los años siguientes mucho aumentó el número de periódicos e instituciones en el país, a tal punto que el Primer Congreso Nacional Espiritista de Cuba, en el Teatro Payret en 1920, tenía 562 delegados, 113 centros espiritistas y 336 representaciones
personales. Es interesante señalar que en ese primer congreso de 1920 fue aprobada una moción por la cual se estableció el día 31 de marzo como Día Espiritista, por iniciativa del Centro Espiritista Luz y Caballero.
Los congresos nacionales continuaron celebrándose exitosamente, cada vez con más participación, llegando a realizarse 26 eventos en total, desde 1935 hasta 1963, lo cual significa prácticamente uno por año, incluyendo varios lugares de la isla (Santa Clara,
Camagüey, La Habana, Matanzas, Santiago de Cuba, Villa de Guanajay, Bayamo, Colón y Pilar del Río). Un ejemplo de la labor humanitaria que realizaba
la Sociedad Espiritista en esa época es el hecho que en el Congreso VIII, en 1942, se decide crear la importante institución social Clínica del Alma, en Camagüey, hospital dedicado a la curación de enfermos, la cual hasta 1966 ejerció un papel importante para la ayuda a los necesitados, hasta que por decreto fue incorporada al Ministerio de Salud Pública. Es de destacar que durante esa época Cuba tuvo varios programas de radio en
La Habana desde 1941, como La Psiquis y La Doctrina Espiritista, en Radio Álvarez.
Un hecho significativo en la historia del espiritismo en Cuba ocurrió el 21 de abril de 1957 en La Habana cuando se erigió una placa pública y un busto de Allan Kardec por iniciativa de la Asociación Espiritista Enrique Carbonell. Lamentablemente esta placa y este busto fueron retirados posteriormente cuando el gobierno revolucionario cubano llegó al poder.
En 1963, ante la realidad de la grave situación política del país, se celebró un Congreso Espiritista Extraordinario, en Regla, La Habana, el cuál disolvió la Sociedad Espiritista como organización, tal y como había existido hasta ese momento.

Bendiciones.