Autor Tema: Oroiña, Eshú, solo Orula es testigo  (Leído 4137 veces)

Desconectado babaluaso

  • Administrador
  • Moderador
  • *****
  • Mensajes: 3576
  • Sexo: Masculino
  • http://www.afrosanteria.com
    • Omibabalu.com, Afrosanteria.com, Afrosanteria.net 1ª Comunidad Yoruba online
Oroiña, Eshú, solo Orula es testigo
« en: Octubre 03, 2007, 07:20:38 pm »
OROÎÑA

 La tierra era una gran masa incandescente y Olofin sintió tanto calor que envió a yemù a apagar el fuego. Tras largos días de trabajo, estaba extenuada, pero la candela había desaparecido de la superficie.
El  agua corría de los lugares mas elevados a los mas bajos, tan largo era el camino que el dulce liquido cuando llegaba a su destino se tornaba salado, así fueron naciendo los ríos y los mares. Oroìña, el fuego que había quedado preso en el centro del planeta, no estaba conforme con su destino y fue a ver a Olofin quien le reprocho su actitud anterior, pero con su bondad y sabiduría habituales dijo: estás pagando tu culpa, mas para que nadie te olvide, cada cierto tiempo te prestaré la loma y por ella dejaras oír tu voz y mostraras tu descendencia.
Por eso, cuando menos lo esperamos, un volcán nos espanta con su ruido, que no es mas que la voz de Oroìña, y Agayù, su hijo, devora los sembrados y se adueña de la sabana.


ESHU


 Orula y su esposa deseaban tanto tener un hijo que fueron a ver a Obatala para pedirle que se los concediera.
Obatalà que estaba empeñado en moldear al primer hombre con arcilla, les explico que debían tener paciencia. Pero el matrimonio insistió. Orula incluso le propuso llevarse la figura de aquel estaba haciendo.
Obatalà accedió y les explico que debían poner las manos sobre la figura durante doce meses.
La pareja así lo hizo y al cumplirse el plazo indicado, el hijo cobró vida. Le llamaron Eshu. Nació hablando y con una voracidad que comenzó a comerse todo lo que encontraba a su paso.
Una mañana en la que como de costumbre Orula consultó su oráculo, este le indico que debía estar todo el día con el machete en la mano. Eshu que ya se había comido todos los animales, las plantas y hasta las piedras, penetró en la casa de sus padres con la intención de comérselos.
Al ver a su padre armado intentó huir pero no pudo, el anciano lo perseguía por toda la casa cortándolo con su machete, de cada  pedazo nacía un nuevo Eshu. Doscientos un Eshu corrían por la casa, hasta que este, cansado, le propuso un trato a su enfadado padre: cada una de mis partes será un hijo para ti y podrás consultar con él cuando desees.
De acuerdo asintió el sabio. Pero debes devolver todo lo que has comido.
Eshu vomito todo lo que tenia en su estómago y las cosas volvieron a ocupar su lugar.


SÒLO ORULA ES TESTIGO


Cuando Obatalà concluyó la creación del primer hombre, Olofin convoco a todos los Orishas para que estuvieran presentes en la ceremonia de darle el soplo vital. Todos se arrodillaron e inclinaron la cabeza en aquel sagrado momento, sólo Orula, al cual Olofin tomo como ayudante por su reputada seriedad y sabiduría, pudo ver como Olofin ponía el Eledà en Orì.
Terminada la ceremonia celebraron el acontecimiento, entonces Olofin dictamino: solo Orula fue testigo de la acción que he realizado, por eso cuando el hombre quiera conocer su Eledà, él será el encargado de comunicárselo.





Babaluaso
Administrador/Moderador de Omibabalu.com; Afrosanteria.com; Afrosanteria.net
Correo: info@omibabalu.com