Autor Tema: Con el Diablo Adentro  (Leído 1624 veces)

Gaga

  • Visitante
Con el Diablo Adentro
« en: Marzo 27, 2012, 04:42:14 am »
Saludos Foristas!!!
 
Tuvimos la oportunidad de ver una película por demás interesante llamada "Con el Diablo Adentro", en una sala curiosamente semivacía en términos de espectadores. La trama del film es definida por la cadena de cines que la proyecta, en estas palabras:
 
"En 1989 la respuesta de emergencia del 911 recibió una llamada de María Rossi, confesando que había asesinado brutalmente a tres personas. Veinte años después, su hija Isabella busca entender la verdad acerca de lo sucedido esa noche. Viaja al Hospital Centrino para criminales dementes en Italia, donde su madre ha sido internada para determinar si esta está mentalmente enferma o ha sido poseída por un demonio. Cuando recluta a dos jóvenes exorcistas para curar a su madre usando métodos poco convencionales que combinan ciencia y religión."
 
No es una película de terror que pretenda asustar, pese a que la publicidad así quiere mostrarla. Va más allá.
 
Estructurada con una mezcla de mediometraje y documental, la película no sólo pone en entre dicho la verdad que el Vaticano siempre ha ocultado cuando se trata de muestras claras de la existencia de otros planos de baja vibración astral que tienen acceso al nuestro; sino que además, deja entrever que la iglesia ha hecho a un lado su lucha eficaz contra lo que asume como “posesión de entes demoniacos”, para dedicarse a posicionarse entre los poderes económicos que rigen al mundo.

Otro punto interesante en la película, es que cuando se trata de exorcistas hay quienes intentan aprender a serlo y hay otros a quienes les es heredado por generaciones; al final muestran que quienes intentan serlo solo quedan en eso: en el intento, entre otros, por su miedo insulso a la institución que les diera la” potestad”,  y quienes verdaderamente lo son se encuentran simplemente solos con la seguridad en lo que hacen, pues sus enseñanzas provienen de lo aprendido en la praxis de generación en generación.
 
De lo anteriormente expuesto lo interesante es que habría que poner de nuevo en la mesa de discusión una serie de premisas:

- El eterno dilema de las posesiones cuando se trata de determinar si una persona ha sido posesionada por un “demonio” o por un muerto.
- Si bien es cierto que uno puede aprender a “ser” o a “hacer” algo en el mundo natural, habría que preguntarse si en el caso del mundo sobrenatural se “nace con el don o los dones” o se “aprende”.
 
Por último, a manera de corolario, en la película se refieren al demonio pero por la manera en la que se desarrolla la trama queda de manifiesto que para autoridades del Vaticano sólo se puede proceder a un exorcismo cuando se cumplen ciertos requisitos que ellos han establecido, a efecto de desechar la mayoría de los casos que son puestos a su consideración, ya que aceptar la posesión demoniaca entre los seres humanos sería reconocer que el demonio puede hacer de las suyas en la vida real y poner en aprietos a una iglesia que ha tergiversado la imagen del Señor con Cuernos. ;D

Altamente recomendable.

Bien, los temas están abiertos al foro, para su discusión y aportaciones.
 
 
Ashé, ;)

omoire

  • Visitante
Re:Con el Diablo Adentro
« Respuesta #1 en: Marzo 27, 2012, 07:31:29 pm »
Nsala malekum hermanos...

Excelente película... a diferencia de otras propuestas esta si se ve con atención resulta bastante provocadora... incluso pareciera que en este film los directores (está dirigida a dúo) están de lado de la malignidad... o simplemente quieren dejar claro que aquella máxima de que "cada historia tiene tres versiones, y las tres son verdaderas", es totalmente cierta...

Detalles?... muchos, apuntes que aunque algunos quizá sean bastante obvios, permiten transitar en los laberintos que van desde las interpretaciones de ciertos simbolismos hasta los descarados guiños a otros filmes, ahora sí, considerados de terror... ya sea aquel por demás claro cuando a lo largo de la película nos recalcan una y otra vez que la trama se desarrolla en el mes de diciembre (antes del famoso día 24 en el que se supone nació Jesucristo), hasta la fugaz presencia de esa monja sin vida en la mirada que dice mucho sobre el estado actual de la espiritualidad que permea al Vaticano...

Un film bastante provocador que bien vale la pena ver por lo menos dos veces...

Saludos...