Autor Tema: Día de los fieles difuntos y todos los santos 2010  (Leído 1963 veces)

Gaga

  • Visitante
Día de los fieles difuntos y todos los santos 2010
« en: Noviembre 04, 2010, 05:20:49 pm »
Saludos Foristas!!!

Nuevamente este 2010 se ha cumplido la fecha para celebrar el Día de los fieles difuntos y todos los santos, que es como se conoce originalmente a esta festividad.

Festividad o celebración, como gusten llamarle, porque se realiza como en una especie de reunión familiar, entre vivos y muertos, tal como sucede cuando nos reunimos los fines de semana entre los que seguimos aún en este plano terrenal, para ofrecerles a los que caminan eternamente un poco de descanso y atenciones.

Este año la ofrenda a los muertos fue sencilla, por no decir humilde, de acuerdo a la situación que en general se vive en el país: demasiada pobreza y desigualdad social, la cual debe compartirse con los desencarnados para que ellos, desde el plano en el que están, ayuden a sus familiares a salir adelante.

Pero este año también fue muy especial para México, pues se han dado dos coyunturas bastante interesantes: la primera que en la capital del país se sigue realizando diversas obras de infraestructura que remueven el suelo a grandes profundidades, lo que hace que “los muertos” sean sacados de su reposos permanente, pero también en el país se celebraron las fiestas del bicentenario que hizo que el gobierno, en su afán de desviar la atención sobre los grandes problemas sociales, sacara de sus criptas los restos mortuorios de quienes se suponen fueron los grandes líderes históricos del movimiento de independencia y la revolución, según esto para darles “mantenimiento” (¿?).

Como consecuencia esta falta de respeto fue casi generalizada en el país, lo que también provocó que muchos desencarnados que vivían “bajo el sueño de los justos” fueran perturbados de su descanso.

De esto resultó que el ambiente, al menos en la ciudad capital fue excesivamente denso desde la noche del 31 de octubre, y con fuerte presencia de todos aquellos que han pasado a mejor vida, y si a lo anteriormente comentado agregamos que dichas festividades propiciaron un periodo vacacional de 4 días, las calles se vieron un tanto vacías de los vivos, y exageradamente pobladas con el deambular de los muertos.

En general se puede decir que fue una celebración bastante emotiva y con suficientes mensajes de parte de los desencarnados para reflexionar sobre lo que significa estar vivos y lo que implica ser de aquellos muertos que dejaron cosas inconclusas en vida.

Ashé, ;)