Autor Tema: Hechiceros, Brujos y Adivinos en el Palo y las Reglas Congas  (Leído 3954 veces)

omoire

  • Visitante
Hechiceros, Brujos y Adivinos en el Palo y las Reglas Congas
« en: Agosto 26, 2009, 06:18:14 pm »
Nsala malekum...

Si definimos la cosmogonía como una ciencia que trata del origen, la formación y organización del universo, entonces entendemos por qué para los pueblos Bantú el universo es dinámico, está compuesto por energías sobrenaturales, ajenas al nivel vibracional en el que se desenvuelve la vida del ser humano como individuo hombre y de las personas como grupo social que habitan este planeta… sin embargo, para los Congos estas energías luchan unas contra otras, de manera que influyen en los seres humanos en forma positiva o negativa…

Una acción produce una reacción en cualquier parte del universo, motivo por el cual existen personas predestinadas a estudiar las causas, correspondencias y consecuencias de tales acciones (finalmente energías), misma que algunos llegan a identificar e interpretar al punto de afirmar que la suerte y la coincidencias, entre muchas de las justificaciones que los mortales usan para explicar algo, no existen: ese es el motivo que hace al los Congos superticiosos…

Identificar tales energías y manejarlas hace que aquellos llamados hechiceros, videntes y brujos acumulen poder y se vuelvan en personas temidas o admiradas…

De acuerdo a diversos tratados sobre las Reglas Congas, se conoce como “kindoki” a la posesión de este poder “supranatural”. Kindoki significa poder o fuerza (aunque algunos también lo definen como “espíritu relacionado con la brujeriá), lo que lo emparenta directamente con un poder de maléfico, más dad su ambigüedad, también puede ser benéfico...

Sea como fuere, para los Bantú genera miedo y el temor, pero también puede provocar confianza y seguridad, y todo dependerá del manejo que le den aquellos cuyos dones naturales les permitan manejarlos: los ya citados hechiceros, videntes y brujos, quienes tienen “la facultad” o el poder de destruir o construir a su antojo...

A esta facultad o poder se le conoce como Ngangu za mpimpa (cuya traducción sería algo así como “inteligencia de la noche”) y que se usa para tratar de explicar “lo misterioso y oscuro de estas fuerzas sobrehumanas o sobrenaturales”: todo aquello que salga de lo estereotipado y aparezca con visos de ser un fenómeno…

Todo se explica de una manera muy sencilla, por ejemplo: un niño enferma y muere en poco tiempo sin que los médicos alópatas puedan hacer algo al respecto… para los Bantú una explicación para entender el por qué un pequeño sano de pronto muere sólo tiene una respuesta: brujería…

Las personas Bantú dedicadas a la brujería saben que utilizando firmas y fetiches específicos se contactan con las fuerzas de la naturaleza para modificar el contexto en el que vive una persona o se desenvuelve una situación, y revertirla o exacerbarla a su antojo… ¿pero quiénes son y que hacen estas personas con poderes supernaturales, en las Reglas Congas?

A continuación les compartiré las tres definiciones* con las que se pueden identificar a los diferentes personajes, que con su “magia”, y para bien o para mal, tienen en sus manos un poder que los hace ser admirados o temidos…

NGANGA NKISI - EL HECHICERO

Es el personaje más representativo del mundo mágico. Ni bueno ni malo. Respetado y temido al mismo tiempo. Posee un poder “suprahumano”, que va a emplear según los deseos de su cliente de turno. Ejerce su actividad en los campos más variados: enfermedad, desgracia, venganzas, prevención de peligros. Para ganar un partido de fútbol, para obtener buenas cosechas, para triunfar en la vida, en el amor, en los exámenes, para curar la enfermedad...

Quizás ante la sociedad, la imagen más familiar del hechicero sea la de “curandero”. Trata la enfermedad y actúa en la desgracia. Detrás de cada enfermedad o desgracia hay algo más que una causa física o mera coincidencia. Hay un poder maléfico que introduce los agentes patógenos en el organismo del enfermo. Su primer esfuerzo será, pues, descubrir el verdadero agente de la enfermedad: un brujo, un antepasado... y por qué tal enfermo es objeto de sus iras. Solamente después de una terapia religiosa, tendrán valor los fármacos naturales, de los que son grandes conocedores…

Y así tenemos al hechicero convertido de golpe en protector, adivino, psiquiatra, sacerdote y médico. Cinco funciones que enaltecen su figura.Pero el hechicero no siempre empleará su poder en hacer el bien. Puede convertirlo en potencia destructora, cuando el cliente acude a él para una venganza o designio maléfico; o cuando el mismo hechicero lo ejerce para proteger sus propios intereses…

NDOKI - EL BRUJO

Es la personificación misma del mal. Es la suya una fuerza maléfica. Vampiro con forma humana, come a los hombres, bantu kadianga. Devorador de hombres. No es una antropofagia física, sino imaginaria o volitiva, pero real y terrible…

La brujería es un estado, algo permanente y constitucional. El brujo lo es para siempre y su poder maléfico está constantemente en acción, buscando nuevas víctimas… no emplea amuletos o medios especiales, como el hechicero. Un simple deseo, un gesto o una palabra desencadenarán las furias del mal contra su víctima. Pero en secreto normalmente se sirve del veneno para eliminarlas…

Los brujos son las personas más temidas, más terriblemente odiadas y perseguidas de la sociedad bantú. Hay que alejar de sí hasta la más mínima sospecha de brujería. Así, por ejemplo, cuando un bantú invita a beber, el que ofrece tomará el primer vaso ante todos, para mostrar que no hay veneno en la bebida, mu katula kindoki. Por el mismo motivo ha pasado a ser una norma de educación bantú, no servir la bebida cuando el invitado está ausente o distraído…

Se puede ser brujo por nacimiento o por herencia, como un terrible sino que cae sobre ti, aún sin saberlo. Por iniciación: el maestro brujo inicia a su alumno en la utilización de un fetiche para conseguir sus fines. Esta categoría de brujos necesita del fetiche para actuar y corren el riesgo de ser descubiertos…

En una sociedad escamada de tantas venganzas y brujerías, existe una verdadera “caza del brujo”. Aparte del dictamen del hechicero o del profeta, hay ciertas pistas para descubrirlos o imputarles el crimen: la constitución especial de ciertas personas, como gemelos, albinos... o personas con notables defectos físicos por nacimiento; un cambio brusco de estatuto económico; violentas reacciones psicológicas, como estallidos de cólera... pueden hacer recaer las sospechas de brujo, el mayor crimen que se puede achacar a un bantú. Es una verdadera sentencia implícita de pena capital…

Cuando uno es acusado de brujo se siente perseguido, aislado, hasta el punto que nunca podrá aceptar una invitación extraña, ni comer los manjares que su propia mujer le prepara... por miedo a ser envenenado…

NGANGA NGOMBO - EL ADIVINO

Es el tercer personaje del tríptico mágico. Reverso del brujo, es un protector de la sociedad. Su misión es descubrir esas fuerzas mágicas maléficas que actúan sobre el individuo o el grupo y revelar el origen de las desgracias que los aquejan…

Parece que estaría en estrecha relación con los muertos y hasta con Dios. Aunque no emplea fetiches, dictamina después de haber auscultado las fuerzas mágicas a través de objetos adivinatorios. Así, por ejemplo, examina atentamente las idas y venidas de un ratoncillo enjaulado o de una araña en su tela. Sacará las entrañas de una gallina blanca para su análisis clínico, o bien escribirá a los muertos cartas requisitorias o escudriñará el cielo como un astrólogo...

Los adivinos son los más cualificados detectives de los culpables de brujería. A veces los huelen con su propia nariz asomándola a una calabaza llena de agua en que ven reflejada su figura… eran antiguamente los jueces en las ordalías o pruebas del fuego o del veneno. Se le hacía beber al acusado veneno o agua hirviendo o se la derramaba sobre su cuerpo. Si se quemaba o fallecía en la prueba, era condenado como culpable. Si salía indemne, era inocente…

Aparte de estas técnicas mágicas, el adivino no descuida tampoco lo psicológico. Conoce perfectamente lo que pasa en cada aldea y antes del dictamen somete a sus pacientes a un verdadero “análisis psíquico”.


Nsambi los akutare...

* Los párrafos en cursivas están tomados textualmente de tratados del Palo y las Reglas Congas...